Dieta Macrobiótica – Vivir Más

dieta macrobiotica
Una dieta japonesa para llevar una vida saludable. La palabra macrobiótica es de origen griego y significa “larga vida”. Así, la dieta macrobiótica y su filosofía han sido desarrolladas por el japonés George Ohsawa, que piensa que la simplicidad es la clave para tener una vida larga y saludable.

La dieta macrobiótica es una dieta sana, diseñada a través de diez etapas, cada cual más restrictiva aún que la anterior hasta llegar al extremo, en su última fase, de comer solamente arroz y agua.

Debido a su extrema restricción, la dieta macrobiótica original no se recomienda. Más adelante, y es la que nos ocupa, se hicieron modificaciones sobre esta dieta para hacerla más llevadera y conseguir mejores resultados, es lo que la ha hecho tan popular en estos dias

Advertisement

Dieta Macrobiótica – Ventajas

Normalmente, las personas que se interesan en seguir la dieta macrobiótica, están buscando una forma sana de comer, que equilibre la salud física y emocional.

La dieta macrobiótica es una dieta baja en grasas, alta en fibras y predominantemente vegetariana, con una particular fijación en los granos y la verdura. Además es rica en fitoestrógenos, derivados del consumo de soja.

dieta macrobiotica

La Dieta Macrobiótica y la Salud

Debido a su bajo contenido en grasas y su alto contenido en fibra, es una dieta que se recomienda seguir a pacientes con cáncer y otras enfermedades crónicas. El alto contenido de fitoestrógenos pueden proteger y prevenir el riesgo de cáncer asociado con los estrógenos, como pueden ser el cáncer de mama.

No estamos diciendo que la dieta macrobiótica cure o prevenga el cáncer, pero si que ayuda a disminuir nuestro riesgo genético a tenerlo.

Como funciona la dieta macrobiótica

Los granos normalmente representan el 50% de cada comida. Entre estos granos encontramos los de arroz integral, trigo, cebada, mijo, centeno, maíz, avena, etc. Así como podemos incluir relacionados como los copos de avena, fideos, productos horneados y productos con base de harina que podemos comer de vez en cuando.

Ejemplos de la dieta macrobiótica:

Sopa: Normalmente una o dos tazas por día, como la sopa Miso o Shoyu, típicas de esta dieta japonesa, preparadas con soja fermentada.

Verduras: Las verduras representan el 25% de la dieta. De esta, hasta un tercio pueden tomarse crudas. El resto de verduras u hortalizas han de ser hervidas, cocidas al pavor, al horno o salteadas.

Habichuelas o habas (frijoles, fabes) constituyen el 10% de la dieta. También se incluyen productos derivados de la soja como el tofu, tempeh, natto, etc.

Comida no vegetariana: Una pequeña cantidad de pescado o marisco se consume varias veces a la semana. La carne, huevos y productos lácteos suele ser evitados. En la dieta original se tomaban los pescados y mariscos con picantes como el wasabi o el jengibre, ya que ayuda a destintoxicar el cuerpo de algunos efectos nocivos de el pescado.

Frutos secos: Se pueden tomar con moderación, tostados y un poco salados.

Frutas: Se pueden consumir varias veces a la semana, pero solo frutos locales como manzanas, peras, melocotones, uvas, fresas, etc. Se intenta evitar las tropicales como son el mango, la piña y la papaya.

Postres: Se pueden tomar dos o tres veces por semana dependiendo de la salud de la persona. Si estamos fuertes y sanos se pueden incluir poco a poco.

El aceite que se suele usar para cocinar es el aceite vegetal sin refinar. También es común el aceite de sésamo o el de maíz. Como sazonadores podemos usar sal marina y vinagre de arroz (mucho más sabroso que el de vino).

Son algunas de las claves, siempre los menús se deben adaptar a la salud de la persona, la edad, o si necesita perder más o menos peso.

Lo Mejor de la Dieta Macrobiótica

Nos aporta alimentos y nutrientes que normalmente faltan en nuestra dieta diaria, como aquellos ricos en fibra. Al ser baja en grasas saturadas y rica en fitoestrógenos, puede ayudar a equilibrar las hormonas femeninas y ayudar con la menopausia, síndrome premenstrual, prevención del cáncer de mama y la endometriosis. Además le añadimos que es baja en carne y productos lácteos, mucho mejor para la salud.

Contraindicaciones: Al ser tan restrictiva, algunos nutricionistas afirman que estaremos bajos en magnesio, vitamina B12, hierro y calcio. Por lo que se aconseja complementar la dieta macrobiótica de alguna forma, como pueden ser los complementos vitamínicos.